YouTube Margarita Llada

En esta conversación te propongo revelar el secreto mejor guardado, porqué lo hicieron, quiénes lo ocultaron, y también lo más importe darnos cuenta que comprender la vida humana, cotidiana y social, como flujos de energía cambiaría radicalmente nuestra percepción, comprensión y experiencias de todo
Serie ENERGÍA, CONCIENCIA Y EVOLUCIÓN. Video1 “El paradigma de la Energía”.
Este video corresponde al Capítulo 3 Serie Didáctica ENERGÍA, CONCIENCIA Y EVOLUCIÓN e inicia la secuencia presentación de los Estadios Evolutivos de la Conciencia Humana.
En el estadío Tribal, el “poder creador de la conciencia humana” integrará la necesidad de pertenencia para la supervivencia. En lo social, emerge con los primitivos agrupamientos humanos. En lo individual, los primeros años del infante y las etapas evolutivas donde se experimenta una fuerte indiferenciación y dependencia respecto de “alguna matriz”.
En el estadío Dioses de Poder, “el poder creador de la conciencia humana” integrará el deseo de tomar, poseer y retener lo diferente. En lo social, emerge cuando las tribus, en situaciones límites, partieron en busca de mejores arraigos. En lo individual, se corresponde, cronológicamente, a la adolescencia y a otras etapas evolutivas donde se experimentan “deseos culminantes” por obtener lo deseado.
Estadío Conciencia Egocéntrica. Serie Didáctica ENERGÍA, CONCIENCIA Y EVOLUCIÓN
Te invito a una conversación sobre las posibilidades y limitaciones de las ONG.
En esta instancia, el holón de conciencia sensorio alcanza la percepción, conocimiento y experiencia de “la entrega” o, simplemente, el “amor de la abundancia”: “entrego lo que los otros necesitan”; en oposición al “amor de la carencia”: “pido lo que necesito, si lo obtengo, me siento amado”.
Este video se corresponde a la Serie Didáctica ENERGÍA, CONCIENCIA Y EVOLUCIÓN. En el estadío de conciencia Integradora, la voluntad del Alma toma, progresivamente, el timón de los holones de conciencia. Un punto donde los más increíbles impedimentos, limitaciones y circunstancias, no consiguen doblegar “el propósito” que la intuición ha capturado y el corazón ha unido.